lunes, 23 de febrero de 2015

EL ULISES DE HOMERO, EL NEO DE "MATRIX" Y "PODEMOS"


Fragmento de la película "Matrix"


"Las revoluciones se producen, generalmente, en los callejones sin salida"  -   Bertold Brecht




Hablando con unos y con otros, ha sido fácil constatar la gran ilusión que la irrupción de “Podemos” en el panorama político español, ha generado en los sectores más jóvenes y cuarentones de nuestra sociedad.
Entre sus más firmes partidarios, no faltan quienes sostienen que, finalmente, al menos ahora (y para muchos después de mucho tiempo), alguien ha sido capaz de sacarlos de la modorra y hacerles creer en un discurso político que ha despertado en ellos, sin ninguna duda, lo mejor de sus ideales.
Sin embargo, precisamente por ello, nunca como ahora las trompetas deben llamarles a rebato, para que, desde su capacidad crítica, observen y exijan el cumplimiento estricto de sus promesas, más allá de demagogias que sólo pueden creerse quiénes prefieren cerrar los ojos a la realidad.
Por motivos ya expuestos en este blog, quién suscribe, pese a una “inexplicable” romántica simpatía, no puede creer en “Podemos”, y si hablo de “creer” es porque estamos hablando de una cuestión de fe a la que aferrarse como un clavo ardiendo, en un momento en el que el Sistema hace quiebra por los cuatro costados.
Sin embargo, esta comprensible necesidad, encierra en sí misma un gran peligro, porque igual que el “canto de sirenas” intentó seducir al mítico Ulises en la homérica “Odisea”,  o a Neo le fue dada la opción, en “Matrix”, de ingerir la pastilla azul antes de decidirse por adentrarse en el  universo de la Verdad eligiendo la roja, también a ti se te está dando la misma alternativa.
Más allá de lo que “Podemos” representa de verdad, deberías optar por ingerir la pastilla azul, si prefieres seguir viendo la realidad como tú quieres verla o, por el contrario, la roja, para aprender a verla tal cual es, aunque no te guste y te cause dolor, primer paso de cualquier revolución interior antes de proyectarse hacia el exterior.
El Sistema se ha encargado de crear, dentro de un inequívoco programa de disidencia programada, una nueva formación política cuyo principal razón de ser es que oigas lo que quieres oír, más allá de su viabilidad, porque, haciéndolo, impedirá que escojas la pastilla roja y que, al hacerlo, des un primer paso hacia tu Libertad, aunque esa Libertad sea sinónimo, muchas veces de caídas, desasosiegos y frustraciones.
En todo caso, siempre serás tú quién tenga la última palabra sobre cuál de las dos pastillas ingerir, porque sólo tú podrás optar por seguir viviendo dentro de la “Matrix” o, por el contrario, empezar a desenmascararla.

viernes, 13 de febrero de 2015

UNA GRIETA EXPLOSIVA EN EL CORAZÓN DE LA BANCA



ACLARACIÓN



La información contenida en este escrito, aunque elaborada personalmente, está fundamentada en las investigaciones realizadas por el periodista y experto en derecho concursal y bancario, Josep María Novoa Novoa, cuyas conclusiones ha dado a conocer a través, entre otras fuentes, de su blog “Ataque al Poder” http://ataquealpoder.wordpress.com/ investigaciones que han provocado que, bufetes de abogados de la talla de Elpidio Silva, Francisco Sánchez, Sandra Ribas y Víctor Chávarri,  hayan sido los primeros en adentrarse en la grieta del laberinto bancario por donde podrían paralizarse los desahucios por ejecuciones hipotecarias, investigaciones de extraordinaria importancia para las que  se ha pedido la máxima difusión y colaboraciones posibles, colaboración que desde este blog de la ventana esmeralda  jamás dudaremos en prestar a nadie que lo solicite en cualquier causa justa, como la presente.


 


ADVERTENCIA


Lo que voy a exponer a continuación, es de una importancia extraordinaria y por lo tanto, no es un pasatiempo, una ocurrencia ni una tomadura de pelo, sino algo de consecuencias imprevisibles y, probablemente, transcendentales.


Vamos a hablar de cómo poder paralizar las ejecuciones hipotecarias y subsiguientes desahucios que tantos dramas humanos están generando, incluido el suicidio de no pocos deudores hipotecarios ante la tragedia de verse privados de su hogar, mientras el Sistema, a través de todo su poder, ejerce despiadadamente toda su represión, con la garantía de un ordenamiento jurídico que demuestra la  connivencia inseparable de intereses entre el Estado y las oligarquías financieras.


La información que a continuación se expone, contiene la explosiva capacidad de paralizar el terrible drama humano de las ejecuciones hipotecarias y consiguientes desahucios fijados como inminentes, así como la capacidad retroactiva para anular las ejecutadas hasta la fecha, ya que ha sido posible encontrar una grieta en la “Capilla Sixtina” de los Bancos y Cajas de Ahorros españoles personados como acreedores en los procedimientos ejecutivos de desahucio sin poder acreditar que lo son, una grieta ésta, que bien podría convertirse en una bomba de relojería de consecuencias imprevisibles que podría hacer saltar el sistema bancario en su conjunto.


Por lo tanto, al margen de tu escepticismo, conocer primero y actuar después de haber tenido acceso a esta información, podría evitar terribles dramas a cualquiera de las personas de tu entorno personal, familiar o vecinal. De ti depende. No seas su cómplice.


Esta es la historia.


 
LA HISTORIA


Había una vez una especie de paraíso terrenal llamado España donde, entre 1995 y 2007,  se construyeron siete millones de viviendas y donde el precio especulativo medio  de éstas se multiplicó por tres, período de bonanza económica en el que  un amplio sector de la población se hipotecó en masa, aprovechando  las atractivas, aunque envenenadas,  condiciones bancarias, y la falsa creencia de  que el precio de las viviendas nunca dejaría de aumentar.


En este contexto, el señor Z, nuestro protagonista, acudió a la entidad financiera B para solicitar un préstamo con garantía hipotecaria con el que comprar una bonita vivienda, propuesta aceptada con una sonrisa y un apretón de manos por el director bancario de turno, para quién,  más allá  de las débiles garantías de reembolso  presentadas por aquel, dicha concesión constituía una fuente segura de suculentas comisiones personales y de que su entidad incrementase ficticiamente sus balances.


Y digo ficticiamente, porque el riesgo que conllevaban dichas operaciones (no olvidemos que no dejaban de ser meras promesas de un pago a largo  plazo), no estaban garantizadas por un capital social de  todo punto insuficiente para garantizar aquel, manteniendo, falsamente, unos ratios de solvencia que sólo serían desenmascarados cuando estalló la crisis en 2008  y cuando  aquella  promesa de  pago del señor Z resultó imposible de ser cumplida.


Al engordar sus balances de esta manera, y con la inestimable colaboración  pasiva  del Banco de España, se ingeniaron la treta de sacar esos sabrosísimos importes de sus cuentas internas, camuflando la hipoteca del señor Z y la de otros siete millones de prestatarios, en miles y miles de “paquetes” que reconvirtieron en una especie de paquetitos denominados “bonos”.


 A partir de ese momento y a cambio de la percepción de suculentas comisiones, los  vendieron masivamente  a inversores  sobrados de liquidez llamados “bonistas”, entre los que destacaron, principalmente, los bancos alemanes, quiénes, de esta manera, se convirtieron en los legítimos acreedores de aquellas deudas con el riesgo potencial  de  su posible incobro, como así terminó siendo ¿te va sonando la historia del por qué la Alemania de la señora Merkel está ahogando las economías del sur de Europa y del por qué la casta política de este país antepuso, vergonzosamente, el pago de estas deudas a los acreedores, a costa del desmantelamiento de servicios públicos esenciales, modificando para ello, con alevosía y nocturnidad, el artículo 135 de la Constitución?


Recapitulemos: al señor Z  la entidad financiera B le ha concedido un préstamo hipotecario, derecho creditico que, posteriormente, ha vendido a un tercero constituido como legítimo acreedor, todo ello sin que, en ningún momento, dicha transmisión le haya sido comunicada  y sin que, tampoco en ningún momento, haya dispuesto de un solo euro real, reduciéndose toda la operación  a la extensión de un cheque en su favor que fue posteriormente cancelado en el Centro de Compensación Bancaria hasta convertirse en un mero apunte contable (fundamento de la creación del dinero de la nada o “dinero deuda”), por lo que el señor Z, nuestro protagonista, se comprometió a devolver algo de lo que nunca dispuso, sencillamente porque nunca existió (fraude reconocido como tal en la llamada “sentencia Mimnesota” por la que se declaró nulo el procedimiento de ejecución hipotecaria debido a que el dinero utilizado sólo fue virtual y nunca real)  


https://ataquealpoder.wordpress.com/tag/sentencia-de-minnesota/


Y lo mismo que le sucedió al señor Z, le ocurrió a casi siete millones de deudores hipotecarios más, mientras este patético carrusel continuó dando vueltas y más vueltas hasta que  la “burbuja” estalló y las entidades financieras ya no fueron capaces de seguir haciendo uso de aquella ingeniosa treta, ya que nadie estaba dispuesto ya a comprar esos “bonos” o, lo que es lo mismo, se tuvieron que comer con patatas los préstamos hipotecarios que habían concedido, momento, a partir del cual empezó a destaparse este colosal fiasco.


Un fiasco con olor a quiebra del Sistema, que sólo pudo evitarse gracias a la intervención del Banco Central Europeo, quién se encargó de comprar toda esa “basura” con cargo a la deuda pública del estado español al avalar la devolución de sus importes caso de que las entidades financieras a quiénes se compraron aquellas no lo hicieran, como así sucedió, ¿o acaso no te suena aquello del “rescate” bancario que el gobierno español, con una desvergüenza difícil de describir, niega haber existido, mientras nos cuentan a cuánto asciende el “agujero” de la banca con datos manipulados que no contemplan ni los avales del Estado ni las ingentes cantidades camufladas a través de organismos como el F.R.O.B., S.A.R.E.B., M.E.D.E. o P.G.D.B.?


Por lo tanto, si la entidad financiera B vendió los “bonos” a terceros, ¿por qué no consta esa transmisión en los Registros de la Propiedad, como así sucede cuando cualquiera de nosotros hacemos una transmisión patrimonial?, siendo la respuesta para que aquellas puedan actuar sin quedar claro en nombre de quién, ya que en  los Registros Especiales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, sí consta, por el contrario, el nombre del acreedor cesionario, o sea el nuevo acreedor del señor Z, listados registrales que éste podrá consultar, a cambio del pago de una tasa, donde aparecen los llamados “Fondos de Titulización”, y todo ello aunque en los Registros de la Propiedad siguen apareciendo como acreedores las entidades crediticias originarias, como si la cesión de los créditos nunca hubiera tenido lugar, oscurantismo y opacidad garantizados por la tradicional connivencia entre los tres poderes del Estado, los Registradores de la Propiedad y las oligarquías financieras.


Una farsa ésta, que permite presentarse en el juzgado como acreedoras,  e instar las ejecución por impago, o sea el desahucio, a las entidades financieras originarias, pese a carecer de legitimación para hacerlo, legitimación que, caso de ser exigida, nunca podrán acreditar, sencillamente, porque no son los legítimos acreedores, en este caso del señor Z, falta de legitimación cuya consecuencia principal podría ser la anulación del procedimiento de ejecución, además de las responsabilidades penales y posibles indemnizaciones civiles derivadas de un enriquecimiento ilícito.


Llegado a este punto, el señor Z, cuya ejecución hipotecaria por impago y subsiguiente desahucio están en marcha, puede presentar, por este motivo, a través de sus abogados, “un incidente de paralización” sobre la base de que quiénes así reclaman, ni tienen legitimación para hacerlo ni poder de representación  de ningún “Fondo de Titulización” debidamente acreditado, algo que ya se está haciendo pro varios bufetes de abogados como los de Elpidio Silva (el juez expulsado de la carrera judicial por haberse atrevido a encarcelar a personajes como el señor Blesa), vía procedimental, ésta, todavía incipiente, que debería ser el punto de partida inicial de una oleada masiva de demandas con el mismo fin: paralizar los procesos por desahucio y revertir los ya consumados.

martes, 27 de enero de 2015

PABLO IGLESIAS Y ALEXIS TSIPRAS, SOSPECHOSOS PARALELISMOS




Nada es lo que parece ni nadie es quién dice ser”
 Lema personal


Los dos pertenecen a la misma generación y tienen una edad muy semejante: Alexis 40 años (28-7-1974) y Pablo 36 ( 17-10-1978).
Alexis nació cuatro días después del final de la llamada “Dictadura de los Coroneles” (1967-1974), mientras que Pablo lo hizo, sólo dos meses antes de que se aprobase la dictadura constitucional con la que se nos hizo creer que se enterraban las estructuras franquistas.
Ambos fueron militantes comunistas en su juventud, Pablo, en la Unión de Juventudes Comunistas de España (rama juvenil del P.C.E.) y Alexis en las Juventudes del Partido Comunista Griego E.K.K.
Ambos poseen formación  universitaria y ambos dieron sus primeros pasos en la Política en los círculos estudiantiles más reivindicativos, Alexis como miembro del Consejo Central de la Unión Nacional de Estudiantes de Grecia (EFEE 1995-1997) y Pablo participando en los Movimientos Anti Globalización  que desembocaron en el Movimiento 15 M.
Syriza, el partido de la Izquierda Radical de inspiración comunista, despegó electoralmente en 2004, mientras que el “Podemos” de Pablo lo hizo en las legislativas europeas de 2014 tras el embrión del 15 M, fenómeno social acontecido en 2011; ambos han sido o son eurodiputados.
El 15 de noviembre de 2014, ocho meses después de fundar la formación (11-3-2014), Pablo Iglesias fue proclamado secretario general de su partido, mientras que Alexis lo fue tras las elecciones de junio de 2012, ocho años después de la fundación de Syriza.
Ante estas sorprendentes afinidades cabe hacer no pocas preguntas: ¿se trata es un fenómeno espontáneo la meteórica irrupción de estos dos jóvenes líderes políticos, ambos antiguos militantes comunistas, en las arenas movedizas del martirizado Sur europeo masacrado por la crisis económica provocada por las élites?
¿Representarían una nueva jugada maestra de la ingeniería social dominante, para concentrar y controlar el enorme torrente de ilusión generado por la desesperanza y la indignación de gran parte de la población ante unas estructuras que necesitan reinventarse para seguir sometiendo a los pueblos a la esclavitud hasta convertirlos en “seres nada” o. serían por el contrario, un soplo de aire fresco en medio de esta putrefacción sistémica aun sabiendo de lo que son capaces las élites cuando algo o alguien no les gusta, incluido el asesinato o los golpes de estado?
¿Podrían ser Pablo y Alexis dos nuevos peones, extraídos de la recámara en este tablero de ajedrez, ahora y precisamente ahora, cuyos discursos programados no tendrían otro objetivo que convencernos de que estamos ante una nueva aurora, cuando ninguno de los dos parece tener intención alguna de dar ningún paso de carácter revolucionario para romper con el Sistema? ¿Son realmente lo que parecen ser?
¿Son políticos honestos que, en el mejor de los casos, podrían desconocer quiénes los están manejando, o serían, simplemente, dos nuevos controladores, ahora sin corbatas y con coleta, cuyo auge ha tenido que ver decisivamente con el “apoyo” mediático en unos medios de desinformación que jamás les habrían dado opción de haber constituido una amenaza para el Sistema?
Quiero creer en la honestidad de los dos, me son simpáticos, no lo negaré, aunque algunos de los pasos dados ya por el señor Iglesias son más que sospechosos y albergan no pocas dudas, mientras observo, con interés, como la Grecia de Alexis planta cara, si es que decide hacerlo, a la triple mafia especuladora de la Banca, el Sionismo y la Unión Europea, sin olvidar la sospecha de la larga y sinuosa mano de la Masonería en este complicado mundo de apariencias donde, más allá de lo que parece, todos parecen jugar a lo mismo.




domingo, 25 de enero de 2015

GRECIA ENARBOLA LA ANTORCHA DE LA ESPERANZA



"No hay nada más poderoso que la idea a la que le ha llegado su momento"
Víctor Hugo

Esta noche estoy contento, muy contento, pues aunque sigo manteniendo serias sospechas sobre la meteórica irrupción de SYRIZA en la arena política griega hasta conseguir ganar las elecciones, esta noche debe de ser y es para cualquier persona progresista, una noche de alegría y, sobre todo, una noche de esperanza.


Sí, ha ganado la izquierda radical, es decir, ha ganado la extrema izquierda, o lo que es lo mismo, la dignidad de un pueblo contra el sometimiento de los especuladores financieros (esta misma noche ya el presidente del Bundesbank se ha atrevido a amenazar al partido ganador), los traidores de la casta política que se plegaron a sus exigencias y los tiburones del timo de la Unión Europea y su principal estafa, el euro.


Mañana dará Syriza sus primeros movimientos como ganadora de estos comicios, primeros pasos con los que podremos vislumbrar ya si su política será o no una política para recuperar la soberanía popular y plantar cara a los especuladores alemanes y a una Unión Europea que debería, sin duda, abandonar, aunque ello no sería gratis y habría que explicárselo muy bien a la ciudadanía, empezando rompiendo el Memorándum de la vergüenza, dando por "muertos los acuerdos con el Eurogrupo", como ha declarado Alexis Psipras en sus primeras declaraciones públicas como primer ministro virtual tras ganar las elecciones.


Lo que haga o no Syriza será no sólo ya  fundamental para Grecia, pues lo será también para la España de “Podemos” y para todos los movimientos sociales de Europa y del mundo a lomos de los vientos del cambio que, a buen seguro, van a recoger la antorcha de, la  hasta ayer terrible tragedia griega, para transformarla, quiero creer al menos esta noche, por la antorcha de la esperanza.

jueves, 22 de enero de 2015

¿POR QUÉ ESTÁ BAJANDO EL PRECIO DEL PETRÓLEO?




“Si el petróleo representa hoy un problema, esperemos que pasen veinte años: será una pesadilla”

Jeremy Rifkin, economista y activista estadounidense







Desde hace unos meses, cada vez que repostamos combustible para nuestros vehículos en las estaciones de servicio, nos llevamos la buena noticia de la progresiva y parece que todavía inacabada bajada del precio de la gasolina y del gasóleo, dos de los principales derivados del petróleo, precios de los que el 55% corresponden a toda clase de impuestos.

Sin embargo, esta nueva estrategia comercial, no es debida al remordimiento de conciencia de los países productores por el asalto económico a que nos vienen sometiendo desde hace mucho tiempo, sino más bien a poderosas razones económicas y geo estratégicas, nueva estrategia que está teniendo ya consecuencias positivas porque el pequeño ahorrador dispone de más recursos, y el inversor,  puede reducir sus costes empresariales invirtiendo y contratando más, pero también negativas, porque podría contribuir decisivamente al surgimiento del fantasma de la deflación, uno de los peores enemigos de la economía de mercado capitalista.

Y todo ello, sin perjuicio de la falsedad oficial de que se estarían explotando actualmente el 25% de las últimas reservas de petróleo, una quimera sustentada sobre la tesis, ya  demostrada, de que el petróleo no  es un recurso de carácter fósil, sino mineral, y, por lo tanto, inagotable, de dónde se puede deducir la siguiente cuestión: ¿se estaría ultimando la puesta en marcha masiva de una nueva fuente energética que bien podría ser el hidrógeno, una nueva alternativa más limpia, más abundante y menos costosa, cuyo control de almacenaje tendrían ya ultimado las oligarquías financieras, las mismas que, un día, decidieron ensuciar el mundo entero y envenenar el medio ambiente con “el oro negro”?

Nueva estrategia, la de bajar el precio del petróleo, que obedece a causas de carácter económico como son, por una parte, la sobre producción por encima de la demanda mundial, cuya economía se desacelera a pasos agigantados, necesitando, en consecuencia, demandando menor cantidad de este  combustible, y por otro, la activación por parte de los Estados Unidos (y gracias a las enormes subvenciones de su Reserva Federal), de la costosísima y super contaminante técnica de la fracturación hidráulica o fracking, con la que aspiran a ser autosuficientes y a convertirse en el primer productor mundial de crudo.

Pero al lado, están también las de carácter geo estratégico, como son:

1-Aprovechando la división en el seno de la OPEP, arruinar la economía de países muy  dependientes de la exportación petrolera como Rusia (cuya moneda, el rublo, ha  sido  atacada ferozmente en las últimas fechas y  cuyo  PIB está  sufriendo grandes convulsiones, amén de los movimientos creados para controlar el gas natural de la zona generando  problemas en Ucrania tras intentar llevar a las mismas fronteras rusas la siniestra marca de  la  OTAN); Irán, a quién se pretende debilitar de cara a las negociaciones sobre su programa nuclear, incluyendo la más que sospechosa muerte a cargo muy probablemente del MOSSAD de varios de sus científicos más preeminentes); o como Venezuela, Angola o Nigeria (que ya no exporta a los EE.UU como consecuencia del fracking), economías que están sufriendo un golpe devastador;  y

2-mantener el “sacro santo” petro dólar como divisa internacional (ahora en entredicho por parte de las economías emergentes y, especialmente, del BRIC, acrónimo de Brasil, Rusia, India y China), divisa internacional desde que en 1971 Arabia Saudí y los Estados Unidos acordasen que este país árabe no vendería crudo a nadie si el pago no se hacía en dólares, a cambio del suministro de armas y de la protección militar de la zona por parte del Imperio, lo que supuso inundar de esta moneda el mundo entero y potenciar su poderío económico mundial, hasta el punto de que, quiénes  como el Irak de Sadam Husseim o la Libia del coronel Gadaffi se atrevieron a retar esta “religión”, vieron como eran asesinadas sus personas y aniquilado buena parte de sus territorios y de sus poblaciones a manos de mercenarios y de ejércitos de criminales con la colaboración necesaria de los estados occidentales, incluido el español.

Lo que cabe esperar de toda esta historia, es que aumenten la tensión en la zona del Golfo Pérsico, donde  Irán, más cercana cada día  a Rusia y a China con la que comercia a través de trueque de productos, se erija en el bastión que frene, como ya está  haciendo, al Imperio de los Estados Unidos temeroso de atacar la antigua Persia, entre otros motivos, porque Irán es el principal suministrador de crudo de aquellos  y  porque la maltrecha economía de los EE.UU, no podría soportar una nueva guerra de consecuencias imprevisibles, ante la pujante fuerza militar china y la proximidad y creciente hostilidad rusa, sin  olvidar la cada vez más evidente enemistad de buena parte del mundo árabe con Arabia Saudita (curiosamente, el país que financió a Osama Ben Laden fundador de Al Qaeda y ahora al Estado Islámico, ambos más que sospechosas “terceras columnas” del Imperio en el mundo árabe), Los Emiratos Árabes Unidos y  demás califatos del Golfo, aliados estratégicos de  Israel  y  principales traidores de la causa palestina.

Al tiempo que se aventura la creación por parte del BRIC de una nueva moneda con referencia al patrón oro, con el que comerciar entre ellas y con sus aliados petroleros y países emergentes , al margen del eje árabe – norteamericano, siempre bendecido por el sionismo internacional.

Mientras tanto, nos aprestamos también a ver como nos van preparando para contarnos la mentira del final del petróleo como recurso energético debido a su agotamiento, cuando lo cierto es que ello será debido a que estarán preparados para someternos con una nueva fuente de energía que les aporte igual o más beneficios que el “el excremento del diablo” aunque, mientras duren sus guerras internas y su estrategia geoestratégica, sigamos beneficiándonos de la bajada en los precios de la gasolina y del gasóleo, mientras nos aprestamos  a ver como  el imperio occidental pierde su hegemonía política y económica, en aras de otras potencias que, ojalá me equivoque, puedan estar igualmente dirigidas por los mismos hilos en la sombra que, para nuestra desgracia, nos vienen gobernado a su antojo desde tiempos casi inmemoriales.






sábado, 17 de enero de 2015

LA CARTA NO ESCRITA DE BOLINAGA A ORTEGA LARA



 
 
Iosu Uribetxebarria Bolinaga





 
 
José Antonio Ortega Lara, pocos minutos después de ser liberado en 1997 del zulo donde permaneció encerrado 532 días





NOTA DEL AUTOR:
Este artículo fue publicado el día 22 de agosto de 2012, un artículo que cobra de nuevo actualidad coincidiendo con el fallecimiento de Bolinaga el pasado viernes día 16








La conciencia es, a la vez, testigo, fiscal y juez.

 

 


 
PREÁMBULO PREVIO A ESTE ARTICULO
 

Esta carta nunca ha sido escrita y, probablemente, no lo sea jamás; desconozco lo que pasará por la conciencia del etarra, y no aspiro a saberlo, porque eso es algo tan íntimo como una lágrima, pero con la simulación imaginaria de lo que pudo haber sido esa misiva, pretendo llamar la atención sobre lo que la lucidez de un momento de paz interior podría llegar a provocar en la conciencia de un ser humano.

 

Lástima que muchos de esos momentos se alcancen sólo en las postrimerías de una vivencia a cuyas consecuencias ya no se puede dar marcha atrás; sin embargo, lo verdaderamente importante, es darse cuenta, ser consciente, de que más allá de lo aparente, existe otra realidad de la que no somos más que simples instrumentos al servicio de intereses que nos trascienden y que no dudan en destruirnos como seres humanos en aras de supuestos intereses estatales, ideas depravadas o banderas divisorias

 

Esta supuesta carta de Uribetxebarria a Ortega Lara, bien podía ser un claro ejemplo de ello.

 



ADVERTENCIA
 
 

           Si no estás dispuesto o dispuesta a dejar a un lado, aunque sólo sea por un momento, los prejuicios que nos han acompañado desde siempre respecto a cuestiones que ´solo han ervido para causar dolor, división y enfrentamiento, entonces no sigas y deja esta "carta" para mejor ocasión, porque siempre llega la ocasión para una conciencia preparada, aunque no sea éste el momento.
 



 
LA CARTA
 

          “Seguramente esta carta no sirva de mucho, pero a estas alturas eso no importa demasiado; es posible que ni siquiera llegue hasta usted o incluso que ni siquiera llegue a abrirla, señor Ortega, aunque sólo la posibilidad de equivocarme en este vaticinio, es suficiente para haberme decidido a escribir estas palabras.

 

Ya no tengo nada que perder, señor Ortega, mi vida se apaga y tiene fecha de caducidad provocada por un cáncer terminal que me ha condenado a morir; por eso, una vez llegado a este punto, no me siento ya vasallo de nadie, porque nadie puede ya seguir poniéndome cadenas, de la misma manera que tampoco nadie puede ya silenciar mi conciencia.

 

No pretendo su perdón, señor Ortega, sé que sería difícil y esa no es mi intención; tampoco yo voy a pedírselo, pero los años pasados entre rejas en prisión, me han permitido reflexionar mucho, más de lo que nunca imaginé, pues la soledad sin libertad pesa como una losa de mármol.

 

He intentado comprender su labor, señor  Ortega, y confieso  que me resulta muy complicado, ya que es usted un engranaje más de la maquinaria de un Estado que le paga por custodiar a los “desahuciados" sociales, incluidos, los que algunos denominan presos “políticos”, calificación que, en este último tramo de mi vida, se me pierde en el horizonte nublando mi comprensión.

 
 
 

“Político” o no, he sufrido la pérdida de libertad, señor Ortega, de la misma manera que también usted la sufrió, aún en peores condiciones que las mías, siendo yo su carcelero, porque carceleros hemos sido los dos, señor Ortega, usted por elección y yo por accidente, aunque pretendan dulcificar esta terminología con eufemismos como “funcionario de prisiones” o "activistas armados", con los que sólo pretenden enmascarar una realidad en gran medida construida artificialmente.

 

Han sido muchas horas de reflexión en el interior de la celda, señor Ortega, demasiadas, como para haber descubierto  ciertas  cosas que nunca hubiera imaginado de no haberme enfrentado a una soledad que, primero me aterró, y luego se hizo llevadera, incluso amiga, una soledad que me enseñó a reencontrarme conmigo mismo y a comprender que, tanto usted como yo, señor Ortega, somos víctimas de una realidad que nos supera tanto como nos aliena.

 

Usted eligió libremente su profesión de funcionario de prisiones, ¿pero fue libre, en realidad, o las circunstancias le abocaron a ello?; estoy convencido, señor Ortega, que es usted un ser humano dotado con capacidades creativas innatas lo suficientemente valiosas como para no dedicar su vida a la custodia de sus congéneres; igual que mi mayor descubrimiento ha sido comprender, señor Ortega que, en realidad, mi decisión de pertenecer a la organización independentista, y mucho menos la de ejercer de su carcelero, lejos de ser libres, fueron producto de una voluntad endeble que quiénes me utilizaron, conocían demasiado bien.

 

No pretendo  con esta  afirmación eximirme de ninguna responsabilidad por todo cuánto he hecho, aunque sí lamento mucho haberme erigido en su guardián, privándole de la menor  libertad en aquel antro de cuchitril y casi a oscuras durante más de quinientos días, un tiempo suficiente como para que cualquiera hubiera perdido la razón, un episodio de mi vida del que me avergüenzo muy sinceramente, aunque el prisionero se llamase José Antonio Ortega Lara, fuese un carcelero al que yo hice pequeño, y además fuera “español”, una etiqueta tan carente de sentido como la del vasco que siempre me sentí y por cuya “liberación” perdí la noción de mi mismo.

 

Amo mi tierra y amo  mi pueblo, igual que usted, señor Ortega; mi error ha consistido en ponerle acotaciones geográficas y etiquetas nacionalistas que sólo han servido para engañarnos y confundirnos a todos, aunque algunos no lo sepan y lo ignoren mientras vivan, formalismo ceremonioso con el que han arruinado la vida de tantos, aunque al menos a  mí, me quepa, al menos, en el último recodo de mi vida, la satisfacción de morir conociendo esta mi verdad y darla a conocer a la gente de mi confianza, sea en libertad o encarcelado, eso ya no me importa demasiado, me queda muy poco tiempo señor Ortega, el suficiente, sin embargo, para que unos y otros traten de obtener réditos políticos de mi situación personal, los unos con irrisorias y engañosas huelgas de hambre, y los otros, con debates interminables cuyo único objetivo, una vez más, no es otro sino el de confundir y enfrentarnos a todos.

 
 
 
Atentado de Hipercor en Barcelona en junio de 1987, la mayor matanza de la historia de ETA
 
 
 

Mientras me pudría en la cárcel, pensé muchas veces qué había sido de mis “compañeros” Josu Ternera o Iñaki de Juana Chaos, cabecillas de la organización, sospechosamente “desaparecidos” tras ser puestos en libertad condicionada, quiénes jamás se han interesado por colegas como yo, pese a “defender” su misma causa; no tenía respuestas, pero las respuestas fueron llegando en forma de sospechas, hilvanando hilos, uniendo cabos sin aparente sentido, como piezas de un puzzle sin armar.

 

Me pregunté, asimismo, como algunos activistas se libraron de ser apresados “gracias” a aquella más que sospechosa confidencia policial conocida como caso “Faisán” en el que estuvieron involucrados, una vez más, los servicios secretos del Estado, los mismos que activaron los GAL y los mismos, también, que permanecieron  “inactivos” (pese a ser advertidos con varias horas de antelación, tal y como se ha demostrado judicialmente), mientras Hipercor saltaba por los aires en Barcelona aquella tarde de junio de 1987 causando la mayor matanza de la triste historia de nuestra organización, todo ello para que el Estado obtuviese una despreciable “ventaja” estratégica para legitimar el endurecimiento de su represión, contrarrestando el éxito cosechado por Herri Batasuna (Unidad Popular), en las elecciones europeas celebradas en España sólo unos días antes.

 

De la misma manera, he tenido también la “iluminación” de dar un supuesto sentido a cuánto se esconde detrás de la nunca desaparecida tortura en las prisiones españolas hacia los activistas vascos, modalidad despreciable que también nosotros ejercimos, aunque de otra manera, obligando a muchas gentes a vivir bajo el miedo, la extorsión del “impuesto revolucionario” o el abandono forzoso del lugar que los vio nacer; todo parece tener sentido ahora, incluido el mantenimiento del tribunal de excepción que es la Audiencia Nacional, la políticamente “correcta” pero, a todas luces abyecta “doctrina Parot” o la más inmoral todavía política de dispersión de presos, cuestiones sobre, las que a buen seguro, señor Ortega habrá oído hablar tantas veces.

 

Por un lado, ustedes, los carceleros o funcionarios de prisiones, la Guardia Civil y sus acólitos y los diferentes gobiernos de turno; por otro, nosotros, los “terroristas”; para los españoles, los “malos” de esta  película, y para no pocos vascos, auténticos héroes y mártires, cuando en realidad, es esta una película en la que todos, verdugos y víctimas (según se mire), hemos sido utilizados, sin ser conscientes de ello, por quiénes, sin escrúpulos, manejan los sentimientos y las emociones ajenas con la destreza de los psicópatas y la crueldad de las alimañas.
 

 
 
 


Muchas han sido las noches en las que, en la soledad de mi celda, mis sueños se han visto quebrados, en medio de un sudor tan frío como la muerte, por pedazos de carne humana ensangrentados con cabeza de muñeca, como si el subconsciente quisiera representar los macabros hallazgos de los cuerpos torturados de Lasa o de Zabala, junto a las muñecas guillotinadas de aquellas niñas inocentes en los cuarteles de Vic o de Zaragoza, sin olvidar, por citar la muerte terrible y posiblemente más cruel si cabe que todas las demás, de aquel joven concejal de Ermua cuya vil ejecución tambaleó incluso mi entonces narcotizada conciencia.

 

             Señor Ortega, no me siento con fuerzas para pedirle perdón, no me lo tenga a mal; tan sólo quiero decirle que siento haberme erigido en su carcelero y haberle infligido el dolor y la tortura a que le sometí; no le pido que me perdone por haberme convertido en esa marioneta incapaz de sentir, en aquel momento, el menor atisbo de humanidad hacia usted, lo siento de veras; lo único que me atrevo a pedirle, ahora que apenas me quedan unas semanas de vida, es que no dejemos que nos engañen más, e intentemos, por un momento, más allá de la ira o del resentimiento, contemplar la realidad desde todas las perspectivas, para intentar comprender que, en realidad, los dos hemos sido víctimas de un aquelarre de barbarie y de muerte en el que lo único que ha sido diferente, ha sido el rol que hemos desempeñado al son de unas organizaciones a las que creímos servir.

 

Ojalá  algún día, señor Ortega, decida acercarse a pasear por las calles y plazas de mi Euzkadi, para que pueda comprender que, pese a que algunos hayamos contribuido equivocadamente a mancillar tanto su nombre, nuestras gentes son tan valiosas como las de las tierras españolas y las de tantos otros pueblos, una lección que debemos aprender para superar la locura provocada por una ETA y un Estado que, desde hace décadas, llevan mutua y sospechosamente retro alimentándose estratégicamente, reapareciendo y volviendo a desaparecer el “terrorismo” sólo cuando a sus oscuros intereses les conviene, a costa del sufrimiento de todos y de la inconsciencia de unos pocos como yo.

 

Lo siento mucho, señor Ortega Lara, lo siento de veras”.

 

 

martes, 13 de enero de 2015

LA "BOMBA" QUE PODRÍA PARALIZAR LOS DESAHUCIOS



"El Destino reparte las cartas, pero tú eres el jugador"
William Shakespeare


Lo que voy a tratar de explicar a continuación, debido a su enorme transcendencia, te ruego lo escuches con gran atención y, una vez comprendido, lo difundas por todos los medios a tu alcance, ya que mucha gente que pudiera ser próximamente echada de su casa por el impago de su hipoteca, podría haber encontrado una muy posible solución a su drama, al igual que quiénes, por desgracia, se han visto ya privados de su hogar.
Lo que voy a explicarte a continuación, debido a su lógica y aplastante fundamentación, goza de total credibilidad, aunque precisamente por ello, tu primera reacción pudiera ser el no dar crédito a esta información, que constituye un ataque directo, desde la misma legalidad, contra el  corazón de hielo de la gran Banca y, por lo tanto, contra a uno de los engranajes básicos del Sistema, un vacío legal y una gran grieta por donde podemos y debemos atacarle sin descanso y a degüello.
Esta grieta ha sido detectada por José Manuel Novoa Novoa, autor del blog “Ataque al Poder” https://ataquealpoder.wordpress.com/ grieta que el autor dio a conocer públicamente a través del programa de audio de Mitoa Edjand “Vórtice, Somos la Resistencia”, programa que se emitió el pasado mes de diciembre y cuyo enlace a la entrevista de referencia es https://www.youtube.com/watch?v=Cp3Zro4dopM
Esta es la película de los hechos.
Había una vez un país donde todo el mundo quería tenerlo todo y creía que podía tenerlo, gracias a que la Banca española empezó a conceder préstamos hipotecarios a precios de risa que incitaron a adeudarse a gran parte de la población, sobre las quimeras de que la bonanza económica iba a durar siempre y que los precios de la vivienda nunca podrían bajar.
En esta idílica situación, la Banca española vendió el conjunto global de las hipotecas concertadas en forma de BONOS HIPOTECARIOS a quiénes, en ese momento, tenían un enorme excedente de dinero: los bancos alemanes, quienes compraron aquellas con el riesgo que conllevaba su posible impago, exigencia legal de la normativa española, de manera  que, a partir de ese momento, los acreedores de los deudores hipotecarios ya no eran los bancos ni las cajas de ahorros españoles, sino los alemanes, pasando los primeros a ser meros cobradores por representación de estos últimos, pese a que han venido presentándose a las subastas por desahucios, con  toda su cara, como los verdaderos acreedores.
Con la percepción de esas enormes cantidades de  dinero  alemán  proveniente de la venta de sus préstamos hipotecarios, los bancos y cajas españoles volvieron a hacer la misma operación, hasta convertir este aquelarre financiero en una enorme bola de cristal que, como sabemos, un día se terminó rompiendo cuando, por razones de ingeniería financiera, perfectamente programada, apareció la crisis económica de 2008, y muchos deudores hipotecarios, no por capricho sino como consecuencia de la pérdida de sus empleos, empezaron a ver imposible el pago de sus hipotecas.
En este contexto, los bancos y cajas de ahorros españoles, con toda su descaro, empezaron a exigir el cumplimiento, cuando había un impago, de unas deudas de las que ya no eran los acreedores, pues ya habían vendido los préstamos a las entidades financieras alemanas quiénes, a su vez, habían hecho lo propio con  miles de inversores dispersos por el mundo que pasaron a ser titulares (bonistas), de miles  de  partes alícuotas de dichas hipotecas quiénes, al no poder ser identificados, pese a ser los auténticos acreedores hipotecarios, resulta que, legítimamente, nadie podrá exigir que se te pueda lanzar de tu vivienda, sencillamente, porque eso sólo puede hacerlo el acreedor y los bancos y cajas españolas no lo son.
¿Cómo presentar al juez competente de un posible desahucio la documentación que acredite esta verdadera bomba de relojería, es decir, que los bancos y cajas de ahorros no son los acreedores de esa hipoteca? Pues acudiendo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, personalmente o debidamente representado (ya que, para dificultar las cosas, no aparece en si página web), y solicitar la documentación de la venta de tu hipoteca por parte del banco o caja que dice ser tu acreedora a los bancos alemanes, documentación que existe y que tienes derecho a recibir.
Hay ya algún registrador de la propiedad que se ha negado a inscribir la titularidad de una vivienda a nombre de un banco o caja supuestamente acreedores por no existir documentación que acredite su posición acreedora, así como algunos otros que se han negado a inscribir la nueva titularidad de la entidad financiera por pretender ésta su inscripción a un fondo supuestamente vinculado con ella y, por lo tanto, sin personalidad jurídica, para no cumplir con sus obligaciones fiscales y falsear, una vez más sus balances, con lo cual no sólo no estarían cumpliendo con aquellas, sino que, además, estarían incurriendo en un delito de falsedad que acarrearía la nulidad de todo el procedimiento incoado; así como hay también algunos jueces, como Elpidio Silva que para mí siempre seguirá siéndolo pese a haber sido expulsado de la carrera judicial por meter en la cárcel al indecente ex presidente de Caja Madrid, señor Blesa, que están ya liderando  este auténtico jaque al sistema que podría corroer sus putrefactos cimientos.
Esta información es una auténtica bomba de relojería, que necesita ser activada de manera masiva a través de todos los medios a nuestro alcance, porque no sólo implicaría meterle un gol por la escuadra a esta banda de psicópatas de cuello blanco que juegan con nosotros a su antojo (los que se dejen claro está), sino que supondría, además, hacer saltar por los aires el colosal fraude de las hipotecas basura y, por extensión, la política criminal que se está llevando a cabo expulsando de sus hogares a tanta gente que, en el fondo, han sido víctimas, de este sistema despreciable, corroído y corrupto en estado pre comatoso.
Esta vez, nos enfrentamos al Sistema con todas las consecuencias, lo que requerirá organizarnos y formarnos muy bien para, desde las mismas entrañas de la bestia, noquear al sistema bancario hasta hacerle besar la lona mediante el jaque mate más rotundo en forma del más duro de los puñetazos donde más les duele.